martes, 8 de abril de 2014

Solicitud de traslado inmediato al hospital a la tutelada, doña Julita Salas de Eguia para que se le pueda practicar un examen médico integral.





Después de dos meses de la solicitud a la directora del centro, doña Carolina García Durrif, no ha dado respuesta. Doña Julita Salas de Eguia sigue en la misma situación de aislamiento. Por recomendación de su médico habitual, en todo momento ha manifestado que, no era bueno para ella alejarla de su entorno habitual.

Su hija, doña Julita Gómez Sala exige que su madre sea trasladada ya al hospital Beata María Ana de Jesús, sita en la calle General Escuerdo 83. 28007 Madrid, para que se le pueda practicar un examen integral tanto por los médicos del centro, como por su médico habitual.



3 comentarios:

  1. Hasta cuando? es increíble que sigan entorpeciendo un trámite que serviría para que Doña Julia Gómez de Salas pueda estar en mejores condiciones de vida. Lamentable la situación que se vive con estas instituciones españolas que no atienden las necesidades de los adultos mayores. Atte. desde Uruguay Nubia Cuzzi CI 10749793

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. La actitud de la señora Carolina García Durrif, demorando el cumplimiento del deber y haciendo oídos sordos a unas demandas fundamentadas en hechos probados de manera indubitable, con tanto tiempo dando la callada por respuesta, deja la impresión de un comportamiento malicioso y torpe, o cuando menos negligente, muy alejado de la sensibilidad humana, de la calidad personal y del ejercicio profesional que, legítimamente, se espera de una persona que, como ella, ocupa un cargo de tanta responsabilidad y repercusión sobre vidas ajenas.

    La mencionada Sra. directora de AMTA, por consiguiente, si le queda un destello de dignidad, además de responder al justo y razonable requerimiento de Julita Gómez Salas y acompañantes en la demanda, lo mejor que puede hacer ya es dimitir, y dejar paso a una persona idónea para el cargo, cuyo proceder personal y profesional, junto con el apego al bien superior del interés de los tutelados y la virtud de la justicia, no pueda quedar tan claramente en entredicho.

    ResponderEliminar